República del Perú

MUNICIPALIDAD PROVINCIAL DE MORROPÓN - CHULUCANAS

Menú
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

CULTURA VICÚS

Antigüedad. Es el nombre de una cultura ubicada en los valles y en la costa de Piura, que se desarrolló desde el 100 a .C. hasta el siglo IV de nuestra Era.

Ubicación Geográfica. La denominación de Vicús se debe al nombre del lugar donde se encuentra el más importante cementerio: el Cerro Vicús, 50 km al Este de Piura y a 1.050 km al Norte de Lima.

Su area de influencia se extendió desde Tambo Grande y Salitral (parte alta del rio Piura), hasta el Norte en las provincias piuranas de Morropón, Ayabaca, Huancabamba y probablemente hasta la Sierra Sur de Ecuador.


El descubrimiento de la cultura Vicús. Oficialmente, fue el 1ro. de febrero de 1963, cuando se principió hablar de Vicús pero sin darle aún este nombre. El diario "La Prensa" de Lima denunció que gran cantidad de huaqueros, estaban devastando un antiquísimo cementerio, del cual se había sacado gran cantidad de piezas de oro, cobre y de cerámica.
El primer enviado que llegó a Chulucanas en los primeros meses del año 1963 fue el arqueólogo Ramiro Mattos Mendiola. Por ese entonces y según el diario “La Prensa” 1.500 tumbas habían sido depredadas.
Según relata el doctor Lumbreras, Mattos recorrió en compañía de Florentino Gómez, el sector, durante diez días, visitando 28 zonas arqueológicas, comprendiendo Vicús, Yécala y Frías.

Fue en Yécala en donde se encontró la cerámica más fina.
Pedro Felipe Cortazar, en su obra Documental Perú, en el tomo dedicado a Piura al ponderar la cerámica Vicús por su belleza, colores, técnica y acabado, dice que nada tiene que envidiar a los jarrones chinos de la dinastía Ming.


Tumbas “bota” Vicús. Cerca de Cerro Vicús se han encontrado cerca de dos mil pozos funerarios , verdaderas chimenas mortuorias con una antigüedad de doce a catorce siglos.

Este es el corte esquemático de una tumba en Vicús. Tenían la forma de bota y al muerto lo depositaban en lo que sería la planta del pie.. Se las han encontrado en Vicús, el Ovejero Yécala, Loma Negra Loma Valverde, Talanqueras y Zapotal-.La profundidad variaba entre 4 y 11 metros. y el ancho entre 0.70 y 1.00 m , pero la forma no variaba.

Al fondo de las tumbas no hay restos óseos, sino un polvo de color marrón oscuro con la silueta de un hombre. Se supone que los cadáveres eran cremados y sus cenizas depositadas en las tumbas. A eso se le llama tierra de muertos.. Pero no se han encontrado restos de hornos crematorios.

Lamentablemente la depredación huaquera ha sido de tal alcance, tan escandalosa, que actualmente, con los objetos hallados, es imposible disponer de la información que la arqueología necesita para proceder a una adecuada reconstrucción de la vida de este pueblo. La pérdida es irreversible.

La agricultura y los alimentos. Hay numerosas piezas de cerámica que representan frutos de la tierra como calabazas, sandías, melones, chirimoyas y zapallos. También frutas como chirimoyas. Así mismo se sembró el pallar, el maíz, la yuca y el algodón.

En sus piezas de arcilla se reproducen pescados, cangrejos y conchas. Hay la reproducción en alto relieve de un cangrejo, sobro una plancha cuadrada, de 11 centímetros de lado trabajada en cobre, que pertenece a la Colección de Mujica Gallo.Los alimentos los colocaban en vasijas de arcilla o en mates le calabaza, como hasta ahora se usan. Se cocían en ollas de arcilla, y el agua lo mismo que la chicha, se guardaba en vasijas de gollete largo y angosto como las cantarillas, que hasta hace poco se usaron. En ellas los líquidos se conservaban frescos.

En la sierra piurana existían llamas, Don Cieza de León cuando llegó al Perú encontró muchas llamas en San Miguel de Piura instaladas cerca de Monte de los Padres. Se consumía su carne, y se le utilizaba para transportar cargas de poco peso. Hay huacos que las representan llevando leña y depósitos de agua. Su lana y su cuero era también utilizados. Al igual que en el resto del Perú, existía el cuy, un pato nativo y se consumía igualmente carne de ciervos y de sajinos.


Los canales de riego. Debido a la temporalidad de las lluvias y por secarse los ríos después de los primeros meses del año, los hombres de Vicús construyeron canales y estanques.

El agua de riego ha sido pues durante todo el tiempo, problema para los piuranos. Los cronistas españoles se admiraron de esos canales hechos a mano que se construían en lo alto de las sierras, de ocho a diez pies de ancho y uno o dos estados de hondos.

Los canales construidos en esa época, hasta ahora son utilizados. Como instrumento de labranza usaron una palana que tenía la paleta de cobre y el mango de madera. Para fertilizar la tierra utilizaron el guano que traían de la isla de Lobos.

 

Cerámica Vicús

La cerámica, de color original el propio natural, es decir anaranjada , es pintada con la técnica del negativo.

Esta consiste en pintar las areas que rodean las lineas que delimitan los motivos decorativos, mas no los motivos mismos, que de este modo aparecen resaltados en negativo.

La gente de Vicús hizo dos clases de cerámica: unas para uso doméstico y otras de tipo ornamental.
Las primeras que eran generalmente ollas, cantarillas, vasijas y cuencos fabricados en gran abundancia, tienen las paredes gruesas para lograr su resistencia al uso. El acabado es corriente y la pasta gruesa de color negro, o rojo-aranjado o marrón-aranjado. No tenían decoraciones ornamental salvo algunas veces dibujaron hechos con punzón.

La cerámica ornamental se inspiró en todo el mundo físico y social que rodeó al hombre de Vicús. Sus realizadores fueron verdaderos artistas, poseedores de una escuela y entilo propios, que pasaron de padres a hijos, comunicando de generación en generación el secreto de la técnica.


Los huacos silbadores.Entre piezas de cerámica destinada a guardar líquidos hay los huacos silbadores. Estos recipientes emiten sonidos de diversas tonalidades produciendo efectos sorprendentes a causa de la presión del aire que ejerce el líquido en el interior de la vasija al ser impulsado por el líquido cuando es vertido.

Hay vasijas cantarinas, por que dejan escapar melodiosos tonos a medida que se sirve el agua o licor que la contiene. Otras que tienen como motivos ornamenta1es las serpientes, lanzan silbidos como los de un ofidio. Hay también algunas que semejan pájaros y silban como tales. Estas piezas pertenecen al período que podríamos llamar de esplendor que los arqueólogos conocen como Vicús-Vicús.

La mayor parte da los huacos son recipientes destinados para líquidos, con pico tubular, pero también hay platos y cuencos. Las botellas tienen un asa hueca que comunica al pico con la parte ancha del recipiente.

Son muy comunes los huacos dobles. Una parte representa a un personaje o a un animal y la otra es la botella en donde está el pico. Se unen mediante una doble conexión o puente comunicante.

Los huacos eróticos son muchos. La vida sexual del hombre de Vicús se ofrece en forma amplia y variada. No se puede hablar de cerámica pornográfica, porque el vicusino representaba en los ceramios todas las manifestaciones de su vida en la forma más natural. No hay escenas de homosexualismo, al menos no son frecuentes encontrar piezas de esa clase.

 

Go to top